El riesgo de contraer la infección por COVID-19 en un avión es de 1 en 27 millones de pasajeros.

0 3.065

Debido a la pandemia de COVID-19, la aviación comercial a un paso del colapso. En estos tiempos inciertos, más y más aviones permanecieron en tierra. Aunque las aerolíneas no operaban vuelos, continuaron incurriendo en costos.

Los pasajeros no estaban satisfechos con los vuelos cancelados y con el hecho de que el dinero no fue reembolsado. Por otro lado, hay personas que ahora tienen miedo de volar por temor a infectarse con el nuevo virus. Y esta desconfianza conduce a una disminución del número de pasajeros.

El riesgo de contraer la infección por COVID-19 en un avión es muy bajo

Para alentar a las personas a volar, IATA está revelando un estudio sobre pandemias. Desde principios de 2020, solo se han informado 44 casos de transmisión del SARS-VOC-2 después de vuelos comerciales.

Durante este período, viajaron más de 1.2 millones de pasajeros, lo que resultó en un promedio de 1 caso por 27 millones de pasajeros. Y eso sucedió antes de que usar la máscara fuera obligatorio en el aeropuerto y dentro del avión. Entonces, el riesgo de infectarse con COVID-19 en el avión es muy bajo.

Estudios de Airbus, Boeing y Embraer llegaron a las mismas conclusiones, aunque fueron ligeramente diferentes según los modelos de avión utilizados en la investigación.

Así, se demostró que el sistema de circulación de aire dentro de la cabina controla el movimiento de partículas, limitando la propagación del virus. Los resultados de los tres estudios coinciden con el bajo número de infecciones, aunque es imposible determinar el número exacto de infecciones tras los vuelos. El riesgo de infección es ligeramente mayor en los aeropuertos, pero aún así, está muy por debajo del promedio de infección en otros entornos cerrados.

La OACI (Organización de Aviación Civil Internacional) ha implementado una guía que se debe seguir en el aeropuerto y en el avión

en blanco

La OACI (Organización de Aviación Civil Internacional) ha implementado una guía que se debe seguir en el aeropuerto y en el avión. Esto incluye llevar una máscara, limitar la interacción entre los pasajeros, limitar los movimientos dentro de la aeronave durante el vuelo, pero también simplificar los servicios a bordo. La mayoría de las aerolíneas han implementado estas medidas.

A esta guía se suma el diseño de la aeronave que ofrece un extra de seguridad al cambiar el aire en la cabina, lo cual se hace de 20 a 30 veces por hora. Al mismo tiempo, los filtros HEPA (High Efficiency Particulate Air) eliminan los virus en una proporción superior al 99.9%.

Los estudios realizados demuestran la cooperación e implicación de todos los que trabajan en esta industria para que los pasajeros se sientan seguros a bordo de los aviones. Otro estudio reciente de la IATA encontró que el 86% de los pasajeros que volaron durante la pandemia se sentían protegidos y se siguieron las medidas de seguridad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.