Ibiza ha reabierto a los turistas después de meses de aislamiento y restricciones.

0 371

Ibiza ha reabierto a los turistas después de meses de aislamiento y restricciones. El destino perfecto para quienes desean unas vacaciones inolvidables, ofreciendo a sus visitantes miles de pequeños tesoros escondidos en poco más de 572 kilómetros cuadrados. Una multitud de propuestas que le permiten vivir experiencias inolvidables, en un destino amigable, capaz de garantizar el bienestar de sus visitantes.

Ibiza es una isla que forma parte del archipiélago balear y se encuentra en la parte occidental del mar Mediterráneo. La isla pertenece al Reino de España y forma parte de la Comunidad Autónoma de Cataluña. La capital de la isla es la ciudad de Ibiza. En catalán, el idioma local, la isla y su capital se llaman Eivissa.

La isla sigue siendo el entorno ideal para disfrutar del viaje de tus sueños, ya sea en familia, con amigos, en pareja, solo o con alguien. Gracias a un entorno natural envidiable, un valioso patrimonio histórico y cultural, una gastronomía increíble y experiencias inolvidables, Ibiza siempre sorprende con una oferta amplia y atenta para todos los gustos, todas las edades y todas las inquietudes, con propuestas innovadoras que no dejan de sorprender.

Características naturales y clima mediterráneo suave, la isla se convierte en el lugar ideal para la práctica de deportes al aire libre y en pleno contacto con la naturaleza: buceo, senderismo, natación, tenis, vela, surf, golf… son solo algunas de las posibilidades que ofrece la isla para los amantes de los negocios física. En los últimos años, Ibiza también se ha convertido en un referente en la organización de eventos deportivos nacionales e internacionales, como la Vuelta Cicloturista en Ibiza, la Ruta de la Sal, la Maratón de Ibiza, la vuelta a la isla en bicicleta de montaña, Three Days Trail Ibiza, Ibiza Half Triathlon o Medio maratón.

Ibiza ha reabierto a los turistas después de meses de aislamiento y restricciones.

La isla acumula siglos de historia, tradición y costumbres esperando ser descubiertas. Por un lado, es una isla cosmopolita, moderna, divertida, y por otro lado, Ibiza conserva esa esencia de gente que mantiene con orgullo su historia y tradición. Una sociedad abierta, pero orgullosa de sus raíces, costumbres y esencia presentes en los desfiles y mercados artesanales y en Adlib Fashion, una industria única y singular que reúne en sus diseños un espíritu y esencia que la hacen única en el mundo.

Adlib regresa este año para celebrar el cincuentenario de una industria que exporta la luz, la sencillez y la libertad que emana de la propia isla a todo el mundo. La historia de la moda Adlib tiene su origen en la indumentaria tradicional de la mujer ibicenca, en enaguas bordadas, elaborados mantones, sombreros de paja y "espardenyes" de material vegetal. La multiculturalidad de la isla ofrece la originalidad y frescura necesarias para hacer de esta pasarela una de las más auténticas y especiales del mundo y que, 50 años después, sigue proclamando la filosofía con la que nació: vístete como quieras, pero con sabor.

Adentrándonos en la isla, los pinos y sabinas que cubren las verdes montañas y el paisaje rural de la isla contrastan con los kilómetros de aguas cristalinas que deben sus tonalidades de azul y turquesa a las praderas de Posidonia, auténticos bosques sumergidos bajo el mar y cuyo El incalculable valor ecológico ha sido reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Esta especie endémica que no se encuentra en otros mares del mundo es uno de los mayores tesoros marinos que conserva la isla.

Las playas de arena fina y dorada, donde disfrutar del sol de Ibiza, comparten kilómetros de costa con bahías recónditas, cuevas naturales y paisajes insólitos para disfrutar de cada momento.

La rica historia de la isla y el valioso patrimonio que dejaron las grandes civilizaciones hacen del Museo Arqueológico del Puig des Molins una visita obligada. Más de tres mil hipogeos conservados en la mayor necrópolis púnica del mar Mediterráneo, que mantiene su esencia bajo la atenta mirada de Tanit, la diosa ibicenca cuya imagen se exhibe en el Museo Arqueológico.

La impronta fenicia está presente en todos los rincones de la isla, pero es especialmente evidente en el asentamiento de Caleta, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1999. Esta zona, situada en la costa sur de la isla, se encuentra junto a una bahía natural lejana. de los vientos y las mareas. Este muelle, ya utilizado por los fenicios, todavía está en uso y es posible desembarcar en la isla como se hacía hace casi 3.000 años.

El asentamiento, cuyo tamaño puede compararse con otros asentamientos similares en la península, estuvo activo entre finales del siglo VIII a. C. y el año 600 aC, sirviendo de base para las incursiones alrededor de la isla y como base de los intercambios económicos que se producían entre el sur y el norte de la península con otros puertos del Mediterráneo central. En el sitio, restos de viviendas, áreas comunes que servían de plazas, en las que se encontraron hornos, usos comunes y callejones como vestigios de ese pasado.

Los fenicios de Sa Caleta realizaban actividades agrícolas, pesqueras y ganaderas, además de trabajar en la explotación de la sal, incluso cerca de ella.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado. Descubra cómo se procesan los datos de sus comentarios.