Los países de la UE están considerando tratar el COVID-19 como una gripe

1 1.145

La pandemia de COVID-19 ha afectado a todo el planeta, matando a cientos de millones de personas, y muchas de ellas han perdido la vida. Con cada nueva cepa, las autoridades actúan instintivamente en un régimen de conservación y protección. Se toman medidas restrictivas, se aplican reglas de viaje e incluso se aplican bloqueos regionales.

Omicron ha logrado histerizar a todo el planeta. Es una nueva cepa de COVID-19, que ha demostrado ser extremadamente contagiosa. Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que solo en los últimos siete días Francia ha registrado casi dos millones de nuevos casos de COVID-19 (1.854.631), Italia 1.158.234, España 690.129 y Alemania 342.973.

El nuevo COVID-19, que fue detectado a fines de noviembre del año pasado, es más transmisible que otros. Por ello, la OMS ha advertido que media Europa se infectará con la variante del virus Omicron en los próximos dos meses.

Sin embargo, la variante que parecía bastante aterradora al principio resultó ser una versión más ligera del virus. Aquellos que se infectaron tenían síntomas menos severos, muchos de los cuales eran incluso asintomáticos. En este contexto, las hospitalizaciones, especialmente en cuidados intensivos, han disminuido.

Como resultado, muchos países del mundo, incluidos los Estados miembros de la Unión Europea, están considerando tratar el coronavirus como si fuera una gripe. Según Bloomberg, España fue el primer país de la UE en sugerir que la gente empiece a acostumbrarse a la COVID-19, invitando al resto de Estados miembros a empezar a tratar el virus como una enfermedad endémica.

"Necesitamos evaluar la evolución del Covid de una pandemia a una enfermedad endémica"Dijo el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en una entrevista el 10 de enero".

Por ello, varios países europeos se han planteado reducir el periodo de cuarentena para vacunados y no vacunados, y aplicar nuevas medidas restrictivas más llevaderas. Es cierto que hay países que han pedido que se eleven los estándares en cuanto a mascarillas faciales. Rumania recomienda máscaras medicinales y FFP2 para protección.

Por ejemplo, Estonia ha acortado su obligación de cuarentena de diez a siete días. De manera similar, Islandia ha acortado el período de cuarentena a siete días. Anteriormente, el país tenía un requisito de cuarentena de diez días para quienes contrajeron el virus. La decisión se tomó después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. anunciaran que acortarían el período de cuarentena a cinco días para los ciudadanos estadounidenses.

Al mismo tiempo, la cuarentena en Eslovenia ahora puede completarse al quinto día después de una prueba negativa de COVID-19. Antes del 10 de enero, la prueba solo se podía realizar el séptimo día.

Al acortar el período de cuarentena, los países de la UE también han acortado la validez de los certificados de vacunación en un intento de impulsar a más personas a recibir vacunas de refuerzo. Se ha demostrado que la vacuna pierde su fuerza con el tiempo. Al mismo tiempo, se demostró que los vacunados estaban mejor protegidos contra las variantes de la COVID-19.

En conclusión, debemos volver a la normalidad, sin restricciones y otras medidas anti-covid. Las autoridades deben tener cuidado de no tener más víctimas que COVID-19.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.