Un fenómeno climático del tipo "microburst" jugó un papel importante en el accidente en México

A finales de julio 2018, el Embraer E190 (XA-GAL) Aeroméxico se estrelló poco después del despegue. Afortunadamente, todos a bordo escaparon vivos. Los investigadores culpan a un fenómeno climático "microburst".

0 375

En 31 julio, aproximadamente a las 15: hora local de 30 en México, avión Embraer E190 (XA-GAL) Aeromexico estuvo involucrado en un accidente aéreo. Como resultado, las personas de 49 sufrieron heridas y fueron hospitalizadas. Había personas 103 (pasajeros 99 y miembros de la tripulación 4).

En la primera parte del día, el avión Embraer E190 (XA-GAL) operaba el vuelo AM2430 de la Ciudad de México a Durango. Aterrizó en su destino alrededor de 14: 10, con 23 minutos antes de tiempo. Mientras el avión estaba listo para el vuelo de regreso AM2431 (Durango - Ciudad de México), el clima empeoró enormemente, con un techo de nubes cúmulos de hasta 2500 ft.

accident-aviatic-embraer-e190-aeromexico-foto-aeriana

Una micro explosión, culpable del accidente en México.

Alrededor de 15: 15, una fuerte tormenta eléctrica ocurrió en Durango, con la temperatura bajando de 28 grados a 20 grados. Alrededor de 15: 30, Embraer E190 (XA-GAL) Aeroméxico Connect comenzó a correr en la pista para despegar. Debido a las fuertes ráfagas de viento, el avión no pudo alcanzar la altitud, cayendo y golpeando el suelo por primera vez con el ala izquierda, momento en el cual el motor se desprendió.

Los investigadores culpan a un fenómeno climático del tipo "microburst", también conocido como "viento cortante". Estos vientos forzados son más verticales, golpean el suelo con fuerza, luego el flujo de aire gana una trayectoria ascendente. Es un fenómeno muy peligroso para los aviones, que se vio en el caso de este accidente.

Microburstnasa
microrráfaga - ejemplificación

La Dirección General de Aeronáutica Civil de México (DGCA) dijo que los investigadores encontraron evidencia de una micro explosión sobre el aeródromo. Una tormenta a corto plazo se rompió rápidamente en el aeropuerto, cambiando las condiciones de vuelo.

La tripulación de vuelo de 3 personas -con un primer oficial en formación a bordo, que estaba en el asiento correcto- no recibió la información meteorológica actualizada y que sin duda habría retrasado el despegue.

Según los investigadores, el avión se volvió inestable mientras corría en la pista, y el motor izquierdo golpeó el borde de la pista. En estas circunstancias, el avión no pudo tomar altitiduina y colapsó a metros 350 por debajo del umbral de la pista.

Los investigadores no encontraron problemas técnicos con los motores 2 General Electric CF34-10E. Motor no. 1 tuvo un total de horas de vuelo 26768 (horas 2737 desde la última revisión). Motor no. 2 tuvo 20 072 horas totales de vuelo, 14 614 horas desde la última revisión. Los sistemas de la aeronave funcionaron sin problemas.

La Dirección General de Aeronáutica Civil de México (DGCA) también indicó que se realizaron numerosas simulaciones con diferentes tripulaciones de vuelo, las cuales experimentaron condiciones climáticas similares a las del vuelo AM2431. En todos los casos, el resultado fue el mismo: accidente. Esto ayudó a los investigadores a concluir que los pilotos no son culpables de errores de procedimiento cometidos durante el despegue.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.