El 30 de junio es la fecha límite en la que los bonos de vacaciones emitidos en años anteriores todavía se pueden utilizar para reservar.

0 141

Los bonos de vacaciones emitidos en años anteriores todavía se pueden utilizar para reservas hasta el 30 de junio de 2022. El GEO 131/2021, emitido a finales del año pasado, establece que “el período de validez de los bonos de vacaciones emitidos entre el 1 de enero de 2019 y el 31 de diciembre de 2020, independientemente del soporte, se prorroga hasta el 30 de junio de 2022”.

Paralelamente, los empleados pueden utilizar vales de vacaciones 2022, si los importes ya han sido transferidos a la tarjeta. Le recordamos que los bonos de vacaciones se pueden utilizar exclusivamente para vacaciones en Rumanía, y los servicios deben contener al menos una noche de alojamiento. No está permitido pagar con cheques vacaciones servicios facturados a otro beneficiario, sino únicamente a su titular.

El paquete turístico más completo se puede encontrar en las agencias de viajes autorizadas y puede contener, además de alojamiento de al menos una noche, comidas, balnearios, transporte, programas turísticos opcionales.

Entre enero y mayo de 2022, se emitieron 19768895 vales de vacaciones por valor de 943831114 lei (190 millones de euros). Se estima que se emitirán bonos por valor de 350 millones de euros para todo el año.

En la actualidad, los bonos de vacaciones son un vector fundamental para el tráfico turístico interior. Tanto las instituciones estatales como las empresas y empresas privadas pueden otorgar estos bonos a los empleados, los cuales están aprobados para su emisión anual durante 5 años (2022-2026).

ANAT quiere que los bonos de vacaciones sean más atractivos para los empleados y empresarios privados. A diferencia del estado, donde los vales de vacaciones están limitados a 1450 lei por persona al año, los empleados del sector privado pueden recibir legalmente vales por valor de hasta 6 salarios mínimos.

Una forma de aumentar el atractivo de los cheques de vacaciones es reducir el impuesto sobre la renta a cero, lo que implicaría volver a la regulación original de 2009.

Pero una medida aún más efectiva implicaría una fórmula de crédito fiscal más moderna. ANAT junto con los agentes sociales pone a disposición del gobierno esta fórmula para mejorar el sistema, con el objetivo de que al menos 1 millón de empleados del sector privado (alrededor del 25%) se beneficien de estos bonos. Esta medida sería la más fácil y rápida de generar como medida de estímulo del turismo interno, con su efecto económico multiplicador. Por otro lado, se necesitan bonos de vacaciones, especialmente ante la falta de personal en todas las áreas.

En 2021 se concedieron bonos de vacaciones, solo para empleados del sector privado, por valor de unos 50 millones de euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.